Hyttetur

Una de las cosas más importantes para los noruegos son los denominados “hyttetur”. Si traducimos al castellano el significado de esta palabra sería “viaje a la cabaña”. Los noruegos disfrutan mucho de su contacto con la naturaleza, de la tranquilidad de sus bosques, de sus lagos, de todo… Es que claro en Trondheim la vida es tan estresante, hay tan poca tranquilidad que los pobrecillos trøndesk necesitan descansar del ajetreo de la ciudad… Dado que no todo el mundo ha vivido en Noruega, y que la ironía a veces es difícil de detectar diré que este último comentario ha sido compeltamente irónico. Vivo en la tercera ciudad de Noruega, tras Oslo y Bergen, y aquí se podría oir el ruído de un pajarillo piando, o de un alfiler cayendo o de una paja llevada por el viento… En fin, aquí la rush hour, es realmente una rush hour, es decir entre las 3 y media y las 4 y media de la tarde cuando la gente sale del trabajo hay un pelín de tráfico y tal vez cierto atasco que desearía incluso un pueblucho como el mío en cualquier día de verano.
En fin, a lo que íbamos el hyttatur. Tardé cierto tiempo en experimentarlo y hasta ahora lo he vivido 3 veces. Hyttatur significa irte a una cabañucha cutre en medio del monte, sin agua corriente, sin electricidad, sin acceso con coche, sin nada… un techo bajo el que dormir y poco más. Dentro del punto de vista de una persona de pueblo como yo eso es irse a la aldea en los tiempos de la postguerra, no porque yo hubiera vivido en los tiempos de la postguerra, sino porque he pisado mil veces la casa vieja de mis abuelos. Una casuchilla construída encima de la cuadra de los animales, y cuyo suelo de madera permitía arrojar las sobras de comida a los vacas o gorrinos sin necesidad de moverse de la cocina. Evidentemente aquella casuchilla no tenía agua corriente, y la electricidad se le instaló en los años posteriores, cuando la gente ya podía evitar vivir en condiciones precarias, es decir cuando esa casa simplemente se usaba para almacenaje de trapos viejos, para evitar que las patatas cogieran humedad, para guardar los recuerdos de toda una vida, para hacer el churrasco de los domingos, para colgar los jamones de la matanza, como vivienda para el gatiño, o para guardar la comida de los animales. Esas cosillas. Esa estancia sería una cabaña de lujo, tenía dos habitaciones y un balconcillo espacioso. La entrada era la cocina, muy espaciosa, que incluso contaba con un horno de piedra de toda la vida!!! he de decir que nunca lo vi utilizar, y mi estupidez hizo que nunca se me ocurriera preguntarle a mi abuela como funcionaba. No creo que fuera alta tecnología, suele ser mete la leña aquí, prende la leña y punto… La otra estancia era la habitación, de lujo por sus metros cuadrados… En fin, le llego a decir a mi abuela, que fíjate, resulta que el no va más para los noruegos es vivir como tú vivías en los tiempos de la guerra por necesidad, y ellos lo hacen porque hay que disfrutar de la naturaleza, ellos no van al rego a lavar la ropa porque no tienen agua corriente en casa, no, no, van allí a que se le congelen las manos por gusto!!! pudiéndole hablar de sus huesos destrozados, de tantos años de cargar bañaderas de ropa sobre su cabeza, quién quiere una lavadora si puede disfrutar de la naturaleza!?!?!?!?! en fin… lo diré como lo diría mi hermano citando a Asterix  “están locos estos noruegos”

Otra aportación del libro “brown cheese, please”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s