Quejicas

Ultimamente un especial de el país me amarga la existencia, se llama (pre)-parados. Gente con un rango de edad entre 20 y 35 anhos envía cartas donde nos cuentan sus experiencias como becarios, explotados, desempleados, etc. etc. La mayoría son gente con formación universitaria, Masters, idiomas, y muchos de ellos no han cotizado ni un sólo día a la seguridad social.

Yo soy una quejica. Cuando estaba trabajando en Madrid me quejaba de que no tenía nada que hacer en mi trabajo. En mi primer anho de doctorado me quejaba de que me aburría, de que no lo entendía, de que no me gustaba y de que no sabía que leches estaba haciendo. Hace un anho me quejaba de que no tenía suficientes resultados, de que a mi supervisor no le importaba y de que tenía que trabajar mucho. Y ahora me quejo de que la calidad de mi trabajo no es tan buena como yo quisiera, y de que me tengo que poner a buscar trabajo de nuevo. En definitiva, si dejara de quejarme ganaría en felicidad, tiempo y rendimiento.

Es cierto que el paso del tiempo te ayuda a ver las cosas con cierta perspectiva. En Madrid no me daban cosas que hacer porque mis jefes me veían de paso, y yo misma me veía de paso. Es decir, que sentido tenía formar a alguien que probablemente se iría al cabo de unos meses?, como de hecho sucedió. Evidentemente, es posible que si se hubieran molestado en lo más mínimo nunca me hubiera ido. Mi primer anho de doctorado me lo pasé pensando que leches estaba haciendo y pensando en dejarlo, en lugar de concentrarme en aprender a hacer lo que estaba haciendo. Y sin saber muy bien cómo he llegado a un punto donde lo que he hecho, bueno o malo, lo he hecho yo. Lo que quiero decir es que mirar las puertas que se han ido cerrando a nuestro paso no es más que una pérdida de tiempo.

En definitiva, que me he pasado la vida quejándome sin darme cuenta de que soy una privilegiada, como muchos de los que escriben en el país. Es verdad que hacer una carrera universitaria es un esfuerzo, es verdad que aprender idiomas también lo es, pero ese esfuerzo te está enriqueciendo a ti misma y te está haciendo crecer como persona. Yo debo ser rara pero no me dediqué a estudiar por amor a mi país, sino por amor a mi misma, no creo que Espanha me deba nada ni yo le debo nada a ella. Esas afirmaciones tipo “devolverle a mi país todo lo que me ha dado” me parecen de un patriotismo decadente y estúpido, ademas de cargadas de falsedad e hipocresía. También me hacen mucha gracia las amenazas en plan “me voy de Espanha”, y bueno, pues no serás ni el primero ni el último, y si sabes 20 idiomas no estaría de más darles uso. Que ahora parece que todo el mundo en Espanha domina inglés, francés, alemán y chino mandarín. En fin, que si, que hay mucha precariedad laboral, que tal vez yo no veo el asunto objetivamente porque hace ya casi un anho que no piso mi país, porque vivo en una burbuja económica y porque si comparto piso es porque me da la real gana, no porque no me pueda permitir vivir sola. Tal vez mi visión de las cosas es parcial, adulterada e injusta, pero aunque sacar la carrera universitaria fue duro, aunque el doctorado es duro, todo ello forma parte de las elecciones que he hecho en mi vida. Yo nunca pensé que me fueran a regalar el futuro simplemente por mi bonito título universitario, ni lo pienso ahora con la proximidad del doctorado, o con mi inglés, mi algo de noruego, y lo fantástica que soy, no vivimos en los mundos de Yuppi. Al fin y al cabo las cosas siempre han sido así, mi madre es diplomada en magisterio, licenciada en pedagogía, no sé cuantos ciclos formativos de grado superior, no sé cuantos cursos y lleva toda la vida trabajando en una guardería por un sueldo miserable. Y lo mismo mi padre con sus estudios de magisterio, trabajando en la recepción de un hotel, donde si, ha ido ascendiendo, donde tal vez cobre medio decentemente para vivir en un pueblo de Galicia, pero dónde yo siempre lo recuerdo como viviendo para la empresa, disponibilidad 100% si lo necesitan en el trabajo, y ni una queja. Me hace gracia porque muchas de las contribuciones de este especial se basan en que nuestros padres nos robaron el futuro… En fin… No creo que la vida de mis padres haya sido la mejor, o la peor, pero de ahí a que ellos me hayan robado el futuro, pues yo diría que muy al contrario ellos han sido los que me lo han suministrado. Con su esfuerzo pagaron mis clases de inglés, mis clases de piano, mis estudios universitarios, e incluso mis primeros meses en Madrid. Es ridículo quejarse por todo el conocimiento adquirido, conocimiento es poder si se sabe usar.

En definitiva, yo no soy emprendedora, no lo soy, prefiero que me manden a mandar, pero una de las contribuciones de los lectores al especial del país me ha parecido preciosa, así que la voy a postear aquí: Luchando. La cuestión es la siguiente, hay mil caminos, simplemente hay que saber elegir el tuyo.

P.D. … y manhana me seguiré quejando de haber estudiado ingeniería química, de haber hecho un doctorado y de no haber seguido los suenhos que tenía de pequenha…. y quien tiene la culpa de todo eso? YO

P.D.2… es evidente que la situación laboral a la que se enfrenta la juventud en España es penosa, quejarse siempre es una vía de escape pero lo único que puede hacer que la situación mejore es actuar y buscar nuevas puertas tras cada una que se haya cerrado…. citando a Pessoa de nuevo…. “piedras en el camino, las guardo todas, un día voy a construir un castillo”

5 thoughts on “Quejicas

  1. Muy interesante lo que has escrito. Alguna de las cuestiones quizás no esté de acuerdo o creo que no has captado el enfoque del artículo, pero ahora mismo no dispongo de tiempo, así que en otro rato, con más calma, te hago mis reflexiones acerca del asunto. Un besico!

  2. Hoy con un poquito más de calma te voy a dar mi punto de vista🙂. Empezaré por decir que solamente leí un par de los artículos de esa sección de El País, por lo que no conozco al detalle todo lo que dijeron los demás. Pero yo sí entiendo que la gente se queje. Y te quejas fundamentalmente porque en este país de pandereta que nos tocó en suerte al nacer muchas veces prima más a quién conoces que lo que vales. Es penoso que tengamos unos cuantos políticos (da igual color o nombre del partido) cuyos únicos méritos para llevarse una pasta gansa “by-the-face” sean haberse enrolado en el partido y desarrollar una maestría en el arte de las felaciones y/o lamidas de esfínteres anales de sus dirigentes. Por no hablar de otras simpáticas gentes que son idolatradas y, en consecuencia, estupendamente remuneradas, por no dar un palo al agua (ejemplos hay unos cuantos, fundamentalmente en programas de cotilleo de la televisión). Eso (me) jode.

    Dicho lo cual, estoy de acuerdo en que muchas veces más nos valdría no quejarnos tanto y concentrarnos en hacer todo lo posible por cambiar las cosas. También comparto eso de que el patrioterismo barato tipo “España sufrirá la fuga de un gran cerebro si yo me voy” es un acto de demagogia en su forma más pura. Pero tengo una cosa clara: si tu no estás a gusto con tu vida debes hacer algo para cambiarla. Si crees que en tu país no se te está valorando como tu crees merecerte, ten los arrestos de irte al extranjero. Y ya sabes el dicho: ten cuidado con lo que deseas, podría cumplirse… Muchos de estos superfiguras que hablan 80 idiomas y tienen 50 másteres salen al extranjero para un par de añitos y se achantan que es cosa fina, oiga.

    En fin Sari, que quejarse de vez en cuando es bueno. Al fin y al cabo, hay cosas que por mucho que quisieras hacer para cambiarlas, seguirían igual. Y si esos motivos de queja te amargan la existencia, hay que tomar decisiones para solucionarlo. Eso sí, siendo consciente de que toda decisión conlleva unas consecuencias que hay que estar dispuesto a asumir. Luego no (me) valen lo lloros.

    Un besico,
    Fer

    • Hola Fernandico, muchas gracias por tu opinión😉. Sin que sirva de precedente estoy totalmente de acuerdo contigo. Como ya digo, todo el mundo se queja, y quejarse igual te ayuda a sentirse mejor durante un momento, pero a la larga no sirve para nada más que para amargarte.
      Yo me he leído muchas de las entradas de este especial, ya que la proximidad del final del doctorado, el que voy a hacer con mi vida me tiene un pelín preocupada, y te puedo decir una cosa, hay gente que es para darle de comer aparte… Por ejemplo, si te haces un doctorado en historia del arte o una licenciatura en “estudios del asia oriental” (verídico), no supongas que al terminar el mercado laboral te va a estar esperando con los brazos abiertos y con un sueldo astronómico. Un poquito de cabeza, por dios… que cojones vas a hacer en España con estudios del asia oriental?… que será una carrera preciosa pero inútil en un país como el nuestro.
      Ya te digo que hay cosas que si, que estoy de acuerdo, pero otras solo me hace pensar que somos un país de creídos y de gilipollas. Esta concepción del que emigra es un supercerebro, algo que se substrae de las palabras de algunos, por supuesto de los que han emigrado cuando hablan de ellos mismo, es una estupidez. El que se larga de España es porque ha tenido los huevos de hacerlo, y punto. El segundo punto de cuando mis padres eran jóvenes se compraron un piso con una hipoteca de 15 años, pues si, mala suerte, y cuando mi madre era joven una de las principales preocupaciones de sus padres era darle de comer. Y a mi abuelo, cuando era un niño lo mandaron a luchar a luchar a la guerra civil… No sé si entiendes a que me refiero, que si, que lo de las hipotecas astronómincas es una putada, pero decir que para nuestros padres era más fácil es otra estupidez… Incluso estudiar era algo reservado a unos pocos afortunados…
      Y otra cuestión que prima mucho en España, conocidos míos, de mi pueblo, solamente buscaban trabajo en el mismo pueblo, ni siquiera en el pueblo vecino, eso es demasiado lejos!!! …. y como sabes, y si no te lo digo yo, en mi pueblo uno puede trabajar en el mar, en una conservera, en el turismo o en el sector servicios… en definitiva, que hay mucho flipado de la vida…
      Ya paro, porque este es un tema interminable😛
      Besus majo
      Sara

  3. Esto de estar de acuerdo en todo no debe repetirse ¿eh? jejejeje😛. El meollo de la cuestión creo que reside en que hay muchas cuestiones diferentes pero relacionadas entre sí que se tratan en la sección dichosa. Por un lado está el hecho de que el modelo productivo que hizo prosperar a España en los últimos años ha fracasado. La burbuja estalló y todo se fue al garete. Y ahora nadie sabe hacia donde ir. Hablan de apoyar la investigación, de convertirnos en una nación tecnológica, de fomentar el imasdé (los políticos han usado y abusado tanto del término que ya ni saben qué significa exactamente), pero realmente no hay una apuesta fuerte, seria y coherente por lograrlo. Seguimos siendo un país de sector servicios, y mucho me temo que seguiremos durante muchos años. Que quizás no sea malo, oye. Eso sí, siendo conscientes de lo que eso supone.

    Pero si apostamos por esa fórmula tendremos que tener claro que seremos el Punta Cana de Europa y que si tu quieres ser esa bióloga mega-guay con dos másteres en ingeniería química, idiomas y estancias breves en el extranjero pues tendrás que pirarte fuera a otro país donde, entre otras, necesiten biólogas mega-guays y apechugar con tus decisiones. Y no andar quejándote acerca de por qué nadie te avisó de que no encontrarías un curro a 5 minutos del cutre-pisito de 30 metros cuadrados, 50 millonacos y 40 años de hipoteca que te has comprado cerquita del piso de papi y mami para que te cuiden a los niños que quieres plantearte tener en un futuro con ese Doctor en Historia del Japón que pasó unas vacaciones en Tokio y todos los días se va a comer sushi al restaurante japonés que hay junto a la puerta de la casa de sus padres.

    Y luego está el problema de que por muchos títulos, másteres e idiomas hablados y escritos que se posean, eso no te quita para que haya auténticos gilipollas (perdón, Dr. Gilipollas o bien su otra variante Ingeniero Gilipollas). Algunos incluso con un CI de 190 serán auténticos genios, no digo que no, pero son gilipollas. La estupidez humana no puede medirse en un test de inteligencia, pero ahí esta, en todos los estratos de la sociedad, expandiendo su pandemia. Y si encima la combinas con una pedantería, soberbia y egocentrismo desmesurados, acaba culminando en lanzarte a escribir una cartita a la sección de El País para que todo el mundo se de cuenta de lo equivocados que están al no postrarse a tus pies cuando pasas por delante.

    En fin, que al final lo que queda es buscarte una filosofía de vida que te cuadre. En mi caso tuvo que ser una vuelta algo traumática tras una estancia en Noruega la que me hiciera darme cuenta de mi gusto por lo simple y efectivo: Hakuna matata.😀.

    Ánimo, que ya queda poquito😉. No saber qué viene después es algo inquietante pero ¿no te resulta también fascinante? ¡Es como vivir en primera persona un libro de Elige tu propia aventura! Con la ventaja de que tu/nuestra formación te/nos permite tener más caminos abiertos, más alternativas. Decidir cuál tomar y preguntarte si es la correcta es lo estresante, claro, pero también eso en definitiva te/nos hace sentir vivos (al menos así es en mi caso ;)).

    Besicos otra vez.
    Fer

    • jajajaja me ha encantado, Fernando :D….. te pondría un superlike si lo hubiera en wordpress :P…. una vez más tienes razón en todito😉
      un besote, salado

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s