Pre-obituario

El mundo gira y gira cuando cuatro patitas negras no paran de moverse en círculos.

Un hociquillo húmedo y negro, rodeado de canas blanquecinas se dirige hacia una esquina y espera. Una caricia lo distrae y se mueve.

Unas almohadillas que resbalan, unas rodillas que se doblan.

Un pelo, antaño lustroso, que ha perdido su brillo.

Un cuerpecillo que se alimenta sin mesura pero que no crece.

Un loco revoltoso que sólo se despierta al caer el sol, al ritmo del sonido de unos pasos apurados que lo dirigen hacia su edén.

Y un final que se acerca sin demora, lentamente y peligrosamente. La consciencia no se intuye. Pero el destino se adivina, y el dolor que se avecina, también.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s