CRuNCH, CRuNCH

Cada uno vamos caminando por la vida con nuestras obsesiones y con nuestros miedos. Como mis miedos son muy míos, y no tengo ninguna gana de compartirlos ahora mismo me voy a centrar en la obsesión que me acompaña últimamente. Para los que esperen un tema escabroso, dejen de leer. Mi obsesión es hacer pan.

El asunto no es demasiado nuevo, las masas me fascinan pero superar el miedo a manejarlas me ha costado años. Supongo que la primera persona a la que hay que culpar es mi madre. Su empanada siempre ha sido espectacular. La desgracia de vivir en Noruega es que uno no tiene una panadería al lado de casa donde comprar una empanada medio decente. Si te la quieres zampar, no te queda otra que hacerla tú mismo. Mi primera empanada la hice en el 2007. Me quedó un poco mazacote porque no sabía donde comprar levadura en Noruega (misión bastante fácil) así que usé cerveza, y porque cometí el clásico error del aprendiz de panadero, añadir harina a cascoporro. Yo pensaba que la masa no se debía pegar a las manos. Desde ahí mi mundo panadero se ha ido modernizando a los pocos. Diría yo que un punto de inflexión muy importante fue el descubrimiento del blog webosfritos. Magnífico trabajo hecho con muchísimo cariño. Con webosfritos vinieron mi primer roscón, con un tutorial de la hostia, mi primer hojaldre, con un paso a paso del copón.

Hace dos años algunas de mis amigas me regalaron una cacerola de hierro fundido, la archifamosa le creuset que está más de moda que todo en Noruega. Y como a mi los cachivaches de cocina me gustan más que las chuches a los nenes, pues ha sido uno de los regalos a los que más rendimiento le he sacado. Aparte de las múltiples cualidades de la le creuset para hacer guisos y pucheros, es fantástica para hacer pan fácil y para principantes ignotos que tienen miedo de romperse un diente con su primer pan. Mi primer pan fue también de webosfritos, un pan de aceite tipo focaccia que es facilísimo y siempre, siempre triunfa. Después del pan de aceite, me moví al pan milagro, que es un pan perfecto para principantes pues apenas requiere nada. La realidad es que el pan milagro está bien, pero adolece de muchos defectos al ser un pan muy sencillito, principalmente la miga, no está demasiado lograda porque no deja apenas tiempo para que la levadura haga su trabajo. Quiso la casualidad que por aquel entonces me pasara por una tienda donde tenían dos recetas de pan de Le creuset para cacerolas le creuset. Ese día encontré la receta que he hecho doscientas mil veces y de la que nunca me canso.

Sin querer desmerecer a Su de webosfritos, a la que he usado y reusado, llegó un momento en el que quise continuar explorando el mundo panero. Entonces me re-encontré con Ibán Yarza. Hace ya unos tres años que descubrí la existencia del susodicho cuando intenté (infructuosamente) hacer masa madre. La realidad es que en aquel entonces ni siquiera tenía muy claro para que cojones necesitaba yo usar la masa madre, si ya tenía levadura. Incultura general… En definitiva, el libro pan casero de Iban Yarza me puso los ojos como chiribitas y me llenó de deseo. Lo habría comprado hace bastante pero enviarlo a Noruega me habría costado más que el libro en si mismo, así que lo encargué y lo recogí en casa este verano. Antes de hacer posesión del libro me empapé de los programas de David de Jorge y descubrí con un gozo inmenso que Iban Yarza era colaborador habitual. De nuevo se me pusieron los ojos como chiribitas, porque si David de Jorge es la rehostia por si solo, imagínate con Ibán Yarza. A la espera de recoger mi libro, me marqué su receta de molletes, que están la hostia de buenos, para que nos vamos a engañar… A medio camino, y para picoteo me hice unos grissini estupendos. Y finalmente llegó el verano, recogí el libro casa, me di un par de chapuzones, y volví al frío norte con el pan casero bajo el brazo.

Lo primero que hice al volver a casa, probablemente antes que deshacer la maleta, fue mezclar miel, agua y harina y empezar a hacer mi masa madre. Tardé semanas en hacer que el bicho funcionara, no sé si la temperatura de mi piso, mi impaciencia, o que… Pero un día cuando la cosa parecía más muerta que todo, decidí seguir los consejos de Ibán y dejar al bicho descansar un par de días. Y magia potagia! La criatura despertó y se convirtió en un monstruo increible. Ibán Yarza dice que es como una textura de mousse. Yo sólo sé que es una cosa increíble que básicamente con harina y agua uno puedo acabar con algo de esa consistencia que tiene vida propia.

Mi primer pan de masa madre fue un poco desastroso. No entendí completamente como funcionaba el asunto ni lo que debía de hacer y me salté uno de los refrescos. Luego me di cuenta y ajusté más o menos aquí y allá, y la cosa creció a tutiplén. El pan me quedo esponjoso, aunque secorro, y ácido como el solo. Pero con un sabor que me recordó a aquellos panes que mis padres compraban en Porriño cuando niña. Aquellas bollas y aquellas barras por las que brincaba cuando mis padres decidían acercarse a aquella mítica panadería de camino a casa de mis abuelos. Después de que esa panadería cerrara, no he vuelto a probar un pan igual. Mi segundo pan de masa madre fue increíble. Ibán Yarza lo llama pan automático de centeno, él dice que siempre sale. Es un pan esponjoso, jugoso, no hay ni que amasarlo, una cosa increíble. Mi siguiente pan de masa madre fue una bolla de centeno y maíz. La masa me quedó un poco líquida y se me desparramó por todas partes, pero el sabor me hizo temblar las canillas. Por primera vez comprendí que es bastante probable que yo misma pueda hacer un pan de millo decente y no dependa de la panadería x, que decide no joder una de las recetas más míticas de la gastronomía gallega.

En definitiva, desde hace prácticamente 8 meses apenas compro pan. Me hago un pan a la semana que congelo en rodajas y vivo más feliz que una perdiz. Para más inring, tengo la fortuna de vivir en el país panadero por excelencia donde uno encuentra harinas para dar y tomar y todas las semillas que se pueda imaginar. Ahora mismo tengo harinas de trigo, la normal, integral, y grano, de espelta, de avena, de garbanzo, de centeno, normal e integral, de cebada. Es una delicia.

Ibán Yarza sigue siendo mi héroe, más que nada porque el tipo es periodista y le dio por hacer pan, y lo bien que lo hace. Lo bien que explica todo, y lo mucho que se nota cuánto le apasiona. Me encanta esto de que uno pueda permitirse viajar por el mundo aprendiendo y aprendiendo más y más acerca de aquello que le apasiona. Y que luego pueda enseñárselo a otros, que además pagan por ello. Que consiga escribir un libro simple y estupendo acerca de hacer pan. Que le encarguen una traducción de una de las biblias del pan. Que sea colaborador habitual en el programa de David de Jorge. Que joder, lo molón que tiene que ser simplemente trabajar con David de Jorge aunque solo sea por hablar con él, pues no veas tú cocinar con él!. Y lo últimísimo, resulta que se une al celebérrimo blog de el comidista. Que sí, me pirra el comidista, y más desde que Ibán Yarza es parte de su equipo.

Como esto del mundo blogero nace de la pasión de algunos por compartir algo que les encanta para conseguir que esa pasión se expanda por el mundo, no me queda más que agradecer muchísimo a Su de webosfritos y a Ibán Yarza la labor tremenda que realizan.

A mi me da la impresión de que Ibán Yarza es hiper-mega famoso ahora mismo, pero tal vez sea cosa de mi obsesión panera. Así que, videos mil en el programa de David de Jorge (Robin Food), que espero continúe en algún sitio. Aparte el hombre tiene algo llamado el foro del pan cuya estructura a mi me confunde, pero tiene mucha fama en el círculo del pan casero. También tiene un blog, te quedas a cenar, donde pone los cursos que da y demás. Lo que daría yo por vivir en España para ir a alguno de sus cursos… Igual es el rollo monetario noruego, pero la verdad es que me parecen bastante asequibles. Ale, pues eso, que viva el pan y que viva Rusia (o Prusia)!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s