Rjukan

Hace ya tres años que vivo en Telemark y al menos hará dos que prometí describir en distintos posts las bondades de la zona. Llevo la impresionante cantidad de…. uno! Para redimirme escribo ahora extasiada acerca de un pueblo de montaña que está a unas 3 horas en coche de Porsgrunn. Creo que no hay ningún sitio en Noruega que me guste tanto como Rjukan.

Rjukan le debe su fama a 3-4 cosas en cierto modo entrelazadas:

  • Una naturaleza portentosa coronada por el segundo pico más alto de Noruega, Gaustatoppen. Dicen que es uno de los picos más bonitos del país. Además de eso es uno de los de más fácil acceso. Subir a su cumbre lleva unas dos horas, y no es una subida difícil. Y lo que es todavía mejor, uno puede subir a Gaustatoppen en tren con el Gaustabanen, que de puta madre, lo sé…

20160827_130655        Subiendoooooo

  • En la cumbre del Gaustatoppen hay una cabaña típica noruega, plagadita de gente y donde se venden deliciosos vaffles. Los vaffles de Gaustatoppen son más famosos que la cumbre misma, aunque probablemente saben mejor tras la caminata. Vale, Rjukan tiene mucho más que ofrecer que vaffles, pero dentro de la idiosincrasia noruega es un plus extra plus.
  • Rjukan está situado en un valle coronado por montañas, el valle es tan profundo que en Rjukan no se ve el sol desde octubre hasta marzo. Si bien el hecho en si mismo es bastante desalentador, implica que en Rjukan existen cumbres escarpadas con cascadas llenas de agua. Esas cascadas fueron las que revolucionaron el pueblo a principios del siglo XX. Por aquella época, un señor llamado Sam Eyde decidió hacerse con los derechos de todas las cascadas de Noruega, entre ellas Rjukan fossen. En una cena en Oslo, Sam Eyde conoción a Kristian Birkeland y allí se germinó lo que sería Norsk Hydro. Sam Eyde y Kristian Birkeland desarrollaron un proceso para utilizar la energía derivada de los saltos de agua para producir amoníaco, y subsecuentemente fertilizantes. Todo en Rjukan huele a Hydro. Por todas partes hay detalles que recuerdan al complejo industrial y a sus creadores. Desde la calle de Sam Eyde, la parelela de Birkeland, la estatua de Eyde. Los espejos donados por Hydro para darle sol a Rjukan, el Krossobanen, construído por Norsk Hydro años ha. El museo de los trabajadores industriales de Vemork. El bar/café ammonia, etc etc. Los vagones de tren, el barco-museo Ammonia en el lago Tinnsjo.
  • Y Rjukan es además el épico centro de una historia de guerra. La historia de la ocupación nazi de un pueblo de montaña fuertemente industrializado y donde se producía agua pesada. Y la historia de como los investigadores alemanes creían que en ella se hallaba la clave para la bomba atómica. Pero todavía más emocionante, la historia de aquellos que intentaron sabotear los intentos alemanes de producir agua pesada o de enviarla a Alemania. Los que eran enviados por los aliados y la resistencia que vivía en Rjukan. Ellos fueron los famosos héroes de Telemark. Y cuando digo que son famosos es porque lo fueron y lo son. La historia del sabotaje de la fábrica de Norsk Hydro ha sido retratada en Noruega y en Hollywood en distintas películas.
  • Rjukan te da la posibilidad de entrar al museo de los trabajadores industriales de Vemork. Poder por unas horas transportarte a principios del siglo XX, ver el antes y después de Rjukan. Acercarte a la figura portentosa de Sam Eyde. Oir la cascada de Rjukan. Meterte en la sala de máquinas de la central hidráulica. Admirar la tecnología. Cambiar de sala, ver las fotos de los héroes de Telemark. Leer sus hazañas, y sorprenderse cada vez, y querer saber más y más. Visualizar la antigua fábrica de hidrógeno, ya demolida, y sentir envidia del cerebro de Birkeland y de la visión de Eyde.

Rjukan es uno de esos sitios que enamoran sólo con verlos. Enamoran sus montañas, la épica de construír un complejo industrial en menos de diez años. Pensar que sucedió hace más de 100 años y en condiciones extremas. Que la empresa que crearon se convirtió en una mole industrial que todavía sobrevive y que es el germen de la industria no petrolera en Noruega. La épica de un (o varios) sabotaje(s) de película. Y la belleza de cada una de sus casas. Rjukan fue diseñado cuidadosamente por arquitectos  y construída al mismo tiempo que su industria, y se nota. Y enamora tantísimo que el complejo Rjukan-Notodden fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2015.

20160827_183532     Gaustatoppen desde Krossobanen

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s