Carta de amor (des)esperada

F… sé que si me conocieras caerías rendido a mis pies. Lo sé a ciencia cierta. Cada uno de los músculos de mi cuerpo me lo dice con claridad. Me lo dice con tanta claridad que me asusta. Es el corazón un músculo? Lecciones de anatomía ya olvidadas me dicen que si. Pues si, mi corazón late por ti.

E… sé que tu madre me adoraría. Estoy tan segura de ello como de que el día es día y la noche, en invierno, es oscura. Y digo en invierno, porque en verano existen noches eternas, y no quiero que me digas que esa eternidad es la que hace que mi razonamiento sea incierto.

L… sé que me dirás que no conozco a tu madre. Y tendrás razón. Aún así sé que me adoraría porque soy dulce como una fresa noruega, con un toque de acidez que solo me hace un poco más perfecta. Y bueno, porque si a ella AC le parecía entrañable, qué no le voy a parecer yo que soy más dulce que un melocotón?

I… sé que nos separan tres mil kilómetros de distancia, bueno, ahora mismo muchos más. Pero si me lo pides, yo lo dejo todo, te acompaño por el mundo y me transformo en tu grupie particular. Y no te preocupes, te prometo y reprometo que no se lo voy a contar a nadie. Que no verás mi foto en ninguna revista, y que seré más discreta todavía que la novia eterna de RN

C… sé que mis posibilidades de conocerte son limitadas pero aún así planeo como hacerlo. Me ronronea por la cabeza escribirte a la desesperada, “you are so hot” “oh delicious” en tu cuenta de instagram. Pero a la vez pienso que tengo que currarmelo un poco más.

I… sé que siendo “so hot”, que si, que lo eres (y lo sabes, no me digas que no…), ofertas como la mía te llegan a mares. Pero no te preocupes, no te voy a mandar fotos desnudas de mi persona, creo que te gusta más ver tus abdominales, de lo que te gustaría ver mi barriga blanca y con un poco de pelusilla.

A… sé que te molestaría compartir conmigo tu armario, lo sé pero no te preocupes, con un estante de nada yo me conformo. Es cierto que me da un poco de mal rollito que tengas más zapatos que yo, pero bueno, las relaciones no son perfectas. Te lo perdonaré si me compras unos Louboutin y si me perdonas por no ponérmelos.

N… sé que AC decía que tal vez fueras gay, y que lo de que hayas dicho que te encanta dormir con ML no es que lo haya desmentido demasiado. Pero bueno, hay amistades y amistades, quien soy yo para juzgarte?

O… sé que el destino existe así que voy a esperar que leas esto, que te des cuenta de que hablo de ti y me escribas una carta de amor de esas tan bonitas que me hagan temblar las canillas. O ya sé! Esperaré a que me mandes una señal durante el partido de esta noche con RF… mmm…. que puede ser… Si haces una doble falta, sabré que piensas en mi. Si haces dos sabré que nuestro amor subirá montañas. Con tres cruzará mareas. Con cuatro surcará los vientos. Y con cinco nuestro poder mental nos comunicará irremidablemente y te teletransportarás junto a mi. Así que si eso pasa, traeme un algo de NY.

 

About sari

Cuándo todo da lo mismo, ¿por qué no hacer alpinismo?
This entry was posted in Cousiñas varias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s