De mi a Eduardo Mendoza pasando por Corín Tellado

Hace cuatro meses desde que publiqué mi último “cutri-post”… No era de los peores, aparte de un par de vídeos de youtube, incluí un par de parrafotes de los largos con mis desvaríos personales. Un post con la unión estupenda de la morriña y la música… ¿qué más se puede pedir de una emigrante disfuncional?

La verdad es que al cabo de cuatro meses no se me ocurre de que escribir. Y estoy aquí en un intento desesperado de volver a una actividad que me llena como pocas, que consigue que en cierto modo me olvide de todo lo malo (y de lo bueno también). Escribir para mi es como poner mi mente en standby y simplemente dejar que mis dedos se muevan a su antojo. El asunto es que es totalmente ridículo decir que la mente de uno está en standby cuando escribe… Escribir requiere tener algo con lo que cubrir largas hojas de papel, entradas de un blog que nunca se acaban, palabras más y palabras menos. Pero lo cierto es que para mi en cierto modo es así. Cuando escribo se me van todos los males, evidentemente no se me van si me pongo a escribir de ellos pero si empiezo a dar giros alrededor de la nada me olvido un poco de todo.

Siempre me ha gustado. Y todavía tengo pensamientos húmedos con algún día escribir una novela. La realidad es que hace mil años que no escribo siquiera un cuento corto. Soy consciente de que no me costaría demasiado llenar unas diez páginas de texto. No voy a entrar en la calidad del mismo, pero creo que no me costaría. La cuestión de hilar una historia de más de cien páginas donde todo tenga sentido y donde los personajes no se expresen de manera ridícula me parece ahora mismo una utopía. He leído muchos libros en mi vida, y la realidad es que muchos de ellos no parecen tan complicados de ser escritos. Hay libros de calidad discutible que uno lee como si estuviera masticando hojas, podrías saltarte varias páginas sin perderte nada de la historia. ¿Pero quien quiere escribir eso? Yo no… y ni siquiera creo que escribir eso sea fácil. Ser Corín Tellado, Danielle Steel, etc… requiere bastante esfuerzo. Publicar libros a tutiplén y tener a un público entregado de manera continúa es la re-hostia. La wiki dice que Corín Tellado escribió más de 5 000 novelas, flípalo… Comparado con esto los 179  libros de Danielle Steel parecen pecata minuta… Uno no las debe menospreciar. Ambas tienen una troupe nada despreciable de gente que devora sus libros. Más quisiera una servidora…

Pero a mi me gustaría más ser Norman Mailer o Pío Baroja… bueno… si lo pienso bien preferiría ser Eduardo Mendoza o Jardiel Poncela. Hay algo poderoso en hacer reír a la gente, y para mi Mendoza es el summum de la comedia en libro. No hay nadie que maneje el lenguaje de la forma en la que Mendoza lo hace. Vale, tampoco he leído libros de los tropecientos mil autores que escriben en español, pero cada uno/a tiene sus filias y sus fobias… Obvio que el primer libro de Mendoza que leí fue “el misterio de la cripta embrujada”, creo que acababa de entrar en el instituto, es decir tenía unas 14 años. Desde entonces he releído ese libro mil veces y cada una me he re-enamorado de él.

Pensándolo de manera sosegada y con un poco de cabeza es quasi imposible que yo me convierta en Eduardo Mendoza. Que lástima… Es decir… Mendoza está en el top de los escritores vivos en español. Al fin y al cabo hace nada que le dieron el premio Cervantes, el mayor reconocimiento que un autor en español puede recibir… Y yo quiero ser él… uno diría … “baja Modesto y sube Sara”… Lo cierto es que me conformaría con desarrollar un personaje como el detective loco de “el misterio de la cripta embrujada”. Ni siquiera me hace falta que el libro se venda, ni que la gente lo conozca, ni conseguir vivir de ello… Me gano la vida decentemente con lo que hago… esto de escribir un libro sería como darle el gustirrinín a la niña que fui y que no encontraba mayor consuelo en ningún sitio que en los libros… Bueno y también a mi mini yo que cuando tuvo que escoger ciencias o letras tiró por ciencias… un poco por no creer lo suficiente en si misma y un poco por el convencimiento general de la época de que aquellos que iban por letras eran o iban a ser unos losers de la vida. No puedo decir que me arrepienta de esa elección, al fin y al cabo no tengo ni idea en que tipo de persona en que me habría transformado si me hubiera centrado en la literatura y dejado de lado la ciencia. Incluso dedicándole mucho menos tiempo que allá a finales del siglo XX las letras siguen siendo importantísimas en mi vida. Los libros que he leído que me han apasionado más o menos me han hecho pensar y probablemente cambiado un poquito interna y externamente. Dudo mucho que si hubiera dejado la ciencia de lado la hubiera asumido como un “hobby”, un algo al que dedicarle el tiempo libre como he hecho con la literatura. Y habría sido una lástima, la realidad es que a través de la ciencia uno construye una forma distinta de pensar.

Y acabo este post pro- Mendoza con algo que en su momento me hizo mucha gracia y a la vez mucha ilusión. Cito y copio desde el artículo de elpais donde se habla del asunto: “El escritor barcelonés Eduardo Mendoza ha conseguido algo que quizás no había pasado jamás en Twitter: poner contento a todo el mundo. En cuanto se ha sabido que era el ganador del Premio Cervantes de este año, los tuits de gente muy alegre se han sucedido”. Digo que me hizo ilusión porque:

  • Mendoza ganó el Cervantes
  • Todo el mundo se alegró
  • Mendoza ganó el Cervantes y todo el mundo se alegró!!!… tal vez el mundo no esté lleno de borricos, y haya por ahí gente bastante decente….
  • Y Mendoza recibió el Cervantes… con la humildad que le caracteriza, con una sonrisa llena, con tranquilidad y con humor.

Vale… no hace falta que veáis el vídeo de su discurso de agradecimiento pero yo lo voy a poner aquí igualmente… porque por si no os habéis dado cuenta… me flipa este hombre…

Pues eso, esto pasó cuando le dieron el Cervantes a Mendoza, en el mismo año que Bob Dylan recibió el Nobel y no se molestó en ir a recibirlo… Yo le habría dado el Nobel a Leonard Cohen cuando estaba vivo y nos habría agasajado con un discurso hermoso y profundo como el del señor Mendoza o como el que el mismo dio cuando recibió el príncipe de Asturias… Pero bueno… eso ya es historia para otro post…

 

About sari

Cuándo todo da lo mismo, ¿por qué no hacer alpinismo?
This entry was posted in Cousiñas varias, Literatura, quasi-private. Bookmark the permalink.

1 Response to De mi a Eduardo Mendoza pasando por Corín Tellado

  1. Lourdes Rodriguez says:

    😍😍😍😍

    El sáb., 22 jun. 2019 9:31, Unha pequena fiestra escribió:

    > sari posted: “Hace cuatro meses desde que publiqué mi último > “cutri-post”… No era de los peores, aparte de un par de vídeos de > youtube, incluí un par de parrafotes de los largos con mis desvaríos > personales. Un post con la unión estupenda de la morriña y la música…” >

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s